Sinde, El Quijote y los privilegios de autor

Hoy la Ministra de la Industria de Cultura, Ángeles González Sinde, se despacha con un penoso artículo en El País en defensa de la lamentable ley liberticida que lleva “el apellido de su abuela”.

Os enlazo varios artículos que ya le han respondido con mucho acierto:

En respuesta a la Ministra Sinde y su artículo del País – Alberto Ortín

La ministra y sus errores – Enrique Dans

El Adversario es Lord Voldemort – Asociación de Internautas

La Ministra de Cultura confunde las palabras – Jesús Encinar

Por diez años, señora Sinde, por diez años – La Aldea Irreductible

Este último hace relación a un intento de ocultar un dato muy importante en todo este embrollo de las leyes de propiedad intelectual. Un dato además muy poco conveniente para su argumento. Cita la Ministra Sinde el acta real que otorgó privilegio de copia exclusivo a Cervantes para la impresión de su Quijote, y lo hace como ejemplo de que ya en aquella época se protegían los derechos de los autores. No obstante hay algunas partes que Sinde no cita sustituyéndolas por puntos suspensivos.

Lo primero que hay que comentar a la Ministra es que aquella orden protegía directamente y únicamente a Cervantes mediante la concesión de un privilegio (ver portada en la imagen), no un reconocimiento de ningún derecho. Las leyes de hoy en día protegen además a Polanco (Polanco hijo, actual presidente de Prisa, propietaria entre otras de la editorial Alfaguara).

El caso es que, en una época en la que realizar una copia era lentísimo así como la distribución (o sea que se podía vender poquísimo), aquella orden real sólo otorgaba privilegios a Cervantes durante 10 años. En contraste, hoy que es posible vender cientos de miles de libros a un coste ínfimo en comparación, las leyes hoy protegen a Polanco durante toda la vida del autor (que no es él) y también durante los ¡¡70 años posteriores a su muerte!!.

Este sinsentido es el que trataba de ocultar la Ministra bajo unos convenientes puntos suspensivos.

También afirma que “la piratería empujó a Cervantes a escribir la 2ª parte de su novela”. Si tal hubiese sido el caso, pues bendita piratería (tal como quizá equivocadamente escribí por Twitter). No obstante, según las propias notas del Instituto Cervantes:

De hecho, la Segunda parte del Q. se publicó precisamente al vencer ese plazo de diez años, en 1615.

Quizá si la ley fuese como es hoy la segunda parte del Quijote nunca hubiese existido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s