Entendiendo a Keynes

“Disclaimer”. No soy economista aunque en los últimos tiempos me he interesado por ella y he leído unos cuantos artículos sobre el tema. Dentro de todo lo que he leído lo que mejor argumentado y mejor explica la realidad me ha parecido que es la escuela austríaca de economía. No obstante no me limito a leer sólo textos de esta corriente. Me parece sano y enriquecedor leer visiones contrapuestas. Este post trata de abordar el entendimiento que he alcanzado sobre el Keynesianismo, y por qué no me ha convencido.

John_Maynard_KeynesTraté de leerme la “Teoría General de la Ocupación, el Interés y el Dinero”, el libro más destacado de Keynes. Pero resulta un libro excesivamente difícil de leer para el que no tiene conceptos avanzados de economía ni tampoco el tiempo suficiente para detenerse en cada página. No obstante de lo que leí me quedó la impresión de que el objetivo primordial de Keynes es perseguir el pleno empleo. Ya que al final de lo que come la gente es del fruto de su trabajo.

Keynes supedita todas las herramientas económicas a la consecución de ese pleno empleo. Desprecia el hecho de que los recursos efectivamente sean escasos y valiosos. Como en su famoso ejemplo de que el Gobierno enterrase botellas llenas de dinero para encargar a las empresas que las desenterrase. Según él, eso sería una forma de generar “movimiento” económico y por lo tanto empleos. No cabe duda de ello, pero lo que no está claro es lo que pasaría al finalizar esta tarea.

Otra constante es el uso del PIB como mantra. Básicamente (y vuelvo a recordar que no soy economista, así que mi precisión en las definiciones es solamente el grado de comprensión que he alcanzado de ellas) el PIB mide la “cantidad” de producción generada en un año en una economía (p.ej. un país). Es una medida de la “cantidad” de actividad económica habida. No me parece que sea una buena medida porque no toda la producción es sinónimo de aumento de riqueza. Por ejemplo todas las casas vacías que han quedado tras la reciente burbuja inmobiliaria. Están ahí, se han producido, el PIB aumentó esos años durante los que se construyeron esas casas. Pero en realidad no tienen utilidad alguna y están ahí desperdiciadas y nadie las quiere. Todos los recursos materiales y humanos empleados en esas casas no han provocado ningún enriquecimiento al conjunto.

Keynes en su libro habla repetidas veces del PIB potencial que tendría una economía si todos sus recursos estuviesen empleados. El empeño de Keynes en llevar el PIB actual al nivel del PIB potencial le hace proponer medidas como el ejemplo de enterrar las botellas anteriormente señalado.

Recientemente Paul Krugman (el más influyente Keynesiano de la actualidad) lanzó la idea de que una amenaza de invasión alienígena sería buena para salir del bache de la crisis, ya que se movilizarían ingentes recursos y se crearía muchísimo empleo. Aunque finalmente se descubriese que la amenaza fuese falsa, Krugman afirma que el esfuerzo habría merecido la pena ya que el PIB habría aumentado.

currisDe alguna forma este ejemplo es equivalente a construir millones de casas vacías. ¿Qué sentido tiene hacer cosas que no reportan utilidad a nadie? Sí, se crearían empleos mientras durasen estas medidas, y el PIB aumentaría durante ese tiempo. Pero ¿qué queda de todo eso cuando finalice la tarea? ¿Casas vacías? ¿En qué enriquece eso a la sociedad? Y más importante, el coste de oportunidad ¿qué se podría haber hecho alternativamente con esos recursos y que nunca se va a hacer? Me parece un parche temporal, una especie de “patada hacia adelante” y a ver que pasa. Aplicar estos ejemplos sería convertirnos en los famosos “Curris” de los Fraguel.

Otra constante es la creencia en las bondades de la planificación. La economía, o más bien el mercado, es la suma de miles de millones de interacciones diarias cambiantes y caprichosas entre millones de individuos. Es imposible en la práctica planificar el sentido y los resultados de esas transacciones. Es por ello que estos ejemplos de dirigismo estatal, como el tan lamentable Plan E, han resultado un sonoro fracaso. Aunque seguro que se pueden encontrar contraejemplos.

austeridadKeynes, por contra, no apostaba por el gasto público indefinido como se comenta generalmente. Sólo lo preconizaba durante las crisis y proponía ahorrar durante la época buena. Como la hormiga del cuento de la hormiga y la cigarra. Pero políticos sólo se han quedado con la cantinela del gasto público y lo aplican durante la crisis y la bonanza. Véase el incremento del gasto público en España durante la última década (línea roja).

En resumen, siendo sus objetivos loables, como conseguir el pleno empleo como medio de facilitar la subsistencia a las personas, creo que precisamente el enfoque en conseguir esos objetivos les hace a los keynesianos intentar retorcer o reformar la realidad con la consecuencia de que sus propuestas habitualmente consiguen lo contrario de lo que esperan.

Austeri-¿qué?

“No existe tal cosa como el dinero público. Solo existe el dinero del contribuyente”

Margaret Thatcher

Muchos economistas atribuyen la ausencia de recuperación a los negativos efectos de la dura austeridad en el gasto público practicada en todos los países. Pero ¿cuán dura ha sido esa tan cacareada austeridad?

Vamos a comprobarlo con los datos de la OCDE sobre gasto público (valores en miles de millones de dólares ajustados a poder de compra paritario).


ESPAÑA
2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
PIB (miles millones $) 1040 1108 1188 1337 1447 1513 1481 1478
Gasto (% PIB) 38 39 38 38 39 41 46 45
Gasto (miles millones $) 399 431 456 514 567 625 678 665

 

Como se puede ver el gasto público desde el 2003 a 2010 ha aumentado en España un 7% del PIB, que representa la friolera de un aumento 266 mil millones de dólares (algo más de 200 mil millones de euros) en esos 7 años. Desde el inicio de la crisis en 2007, el gasto público aumentó un 6% del PIB y unos 100 mil millones de dólares (75 mil millones de euros).

Los “duros” ajustes practicados durante 2010 son 13 mil millones de dólares (10 mil millones de euros), apenas un 5% de la subida previa en este periodo. No parece, pues, una austeridad muy severa.

Para este 2012 se está hablando de que son necesarios 40.000 millones de “ajuste”. Casi ni la mitad de lo que ha subido el gasto público desde el inicio de la crisis (por supuesto faltan los datos de 2011).

Podemos comparar además estos datos con otros países como Grecia o Alemania. Para facilitar la comparación se han normalizado los datos dando el valor 100 para el año 2003.

Ojo al desaforado crecimiento del gasto público en nuestro país, que se ve mucho mejor en el gráfico.

austeridad

No se puede decir que ninguno haya practicado una austeridad notable. Quizá solamente Grecia ha rebajado su gasto en 2010 pero todavía está a niveles superiores al inicio de la crisis. Alemania ha sido un ejemplo de austeridad… pero en el periodo anterior a la crisis.

¿Austeridad? Yo, francamente, no la veo por ningún lado. ¿Y vosotros? La próxima vez que alguien hable de austeridad, que nos enseñe las cifras reales y no las promesas de los políticos.

La semana liberal (12-jun-2011)

Ideas esenciales del liberalismo

Interesantísima y muy didáctica exposición del profesor Manuel Ayau de la universidad guatemalteca Francisco Marroquín que destaca por la divulgación de ideas libertarias.

La exposición da respuesta a doce preguntas muy comunes como por ejemplo

  • ¿La libertad ante la ley es compatible con la libertad de oportunidades?
  • ¿Por qué debemos olvidar políticas redistributivas si queremos disminuir la pobreza?
  • ¿Por qué la máquina no causa desempleo sino empleos mejor pagados?

Para ver la conferencia, pincha en este enlace:

http://newmedia.ufm.edu/docepreguntas

Propuesta de Reforma Educacional – Jose Piñera

Educación libre es aquella que respeta la libertad de los padres para elegir lo mejor para sus hijos.

El cheque escolar es la fórmula que mejor respeta esta libertad junto con el derecho de todo el mundo a una tener una educación.

Más información en la web de Cheque Escolar.

El fracaso de la guerra contra las drogasJuan Carlos Hidalgo

En 1919 fue ratificada la XVIII Enmienda a la Constitución norteamericana, que prohibía la fabricación, venta, transporte e importación de bebidas alcohólicas. Una década más tarde, la llamada Prohibición era para todo el mundo un sonoro fracaso. Lo que antes era un negocio formal había degenerado en un mercado negro altamente lucrativo y muchas veces violento. (…) Las condiciones insalubres y la falta de controles de calidad sobre el alcohol causaron la muerte de miles de estadounidenses por intoxicación y envenenamiento.

En EEUU, cada año se arresta a 1,5 millones de personas por vulnerar las leyes anti-narcóticos. Desde 1989 se ha encarcelado a más gente por este tipo de actos que por todos los crímenes violentos juntos.

En total, el costo de la Guerra Contra las Drogas en EEUU ronda los 40.000 millones de dólares anuales (…). Sin embargo, la carga más pesada recae sobre los países menos desarrollados, como los latinoamericanos.

En este contexto, el caso de Portugal ha llamado poderosamente la atención. En el 2001 ese país se convirtió en el primero en despenalizar el consumo de todas las drogas, cocaína y heroína incluidas. (…) la despenalización "no había tenido efectos adversos en las tasas de consumo de drogas" (…) el número de encarcelamientos por cuestiones relacionadas con el narcotráfico había disminuido. En cuanto al número de muertes por sobredosis, ha experimentado una caída "espectacular".

Al legalizar las drogas, los gobiernos tendrían más control sobre el mercado de estupefacientes; podrían regular y gravar su producción y venta, como ya hacen con el tabaco y el alcohol. Además, el dinero derivado de tales impuestos les permitiría brindar tratamiento a los adictos.

Puntualizando a Españistán (II)

Actualización 4-jun-2011 a “Puntualizando a Españistán

Otra crítica sobre el vídeo “Españistán” en similares términos a los que empleé aquí es la que hizo José Luis Ruíz Bartolomé, autor del libro “Adios, Ladrillo, Adios” y que tiene un blog homónimo:

El propio Aleix Saló, autor del vídeo Españistán, ha publicado una respuesta a las críticas de Adios Ladrillo Adios.

me sorprende que alguien se aventure a afirmar que culpo a Aznar, no de la burbuja en sí, sino incluso de la crisis consecuente. Es absurdo.

puedo entender que algunos echen en falta una crítica más feroz a la etapa socialista, pero debo recordarles que el video sólo cubre hasta el año 2008, y durante la primera legislatura el papel del gobierno en materia económica fue muy tímida (por no decir cobarde), dejándose arrastrar por la inercia del país heredado, hasta el punto que no merece demasiada mención en el relato

Puedo dar a Aleix Saló el beneficio de la duda en cuanto a sus intenciones. En el texto se comprueba que tiene bastante claro lo que hay que achacar a cada gobernante. Pero el resultado final del vídeo, tras su visionado, es que Aznar fue muy muy malo y el culpable principal. Cabe perfectamente la suspicacia de opinar que es un vídeo tendencioso destinado a culpar a unos y exonerar a otros.

Puntualizando a Españistán

Circula estos días un vídeo de dibujos que explica el proceso que condujo a la crisis en España titulado Españistán. El vídeo está muy bien hecho y es bastante bueno, pero merece alguna puntualización.

Hay un par de frases de importancia capital que probablemente pasen desapercibidas al público (minuto 5:15):

“El país traía más y más dinero del futuro”

“No es que nuestra habilidad para crear riqueza trajese crecimiento. Sino que el único motor de creación de riqueza era el crecimiento en sí, y ese crecimiento sólo existía gracias a la deuda”

Esto nos alerta de que en el vídeo falta el gran culpable de todo esto: el banco central y su política de mantener los tipos de interés demasiado bajos durante demasiado tiempo. Efectivamente esto alentó a toda la cadena gracias a que todos veían (veíamos) que el dinero era muy barato. Toda la cadena se explica mucho mejor por este aluvión de dinero barato que por la varias veces mencionada Ley del Suelo.

Las dos frases dibujan el hecho de que el dinero en realidad no era tal, no era riqueza real, sino meros apuntes contables en forma de deuda en la esperanza de que alguien la pagase algún día. Era una ilusión. Sólo éramos ricos en apariencia. Y eso se paga tarde o temprano.

Me parece incorrecto por parte del vídeo decir que la Ley del Suelo privatizó el mismo, porque la conversión de un terreno en urbanizable dependía enteramente del ayuntamiento de turno. No fueron pocos los escándalos de corrupción de políticos para conseguir recalificaciones. Esto indica que privado, lo que se dice privado, no era. Era por supuesto mangoneado por lo público.

Desde el lado político hay unos palos enormes y merecidos a Aznar. Pero hay un personaje muy importante en esta historia que pasa de puntillas, apenas aparece 6 segundos y del cual no se dice el nombre. Y sin duda es tan culpable sino más que el anterior.

Efectivamente hablo del inepto presidente ZP, gestor de este país desde 2004 hasta 2008. No solo no hizo nada por frenar la burbuja sino que metió más madera al fuego. La aceleración de los índices de precio de vivienda y de empleo en el sector de la construcción durante su primer mandato son una buena muestra. Más culpable cuando curiosamente su asesor económico y posterior Ministro, el “bombillasSebastián alertó en un artículo de 2003 de los peligros de la burbuja inmobiliaria. Y no hicieron nada.

Curiosa omisión ¿no?

Obligaciones estatales y alternativas

A colación de los tristes sucesos del terremoto de Lorca se ha oído mucho en los medios hablar y presumir de que la normativa de edificación sismo-resistente obligatoria a partir de 1971 (aprox.) ha evitado muchos derrumbamientos, lo cual casi con toda seguridad sea cierto.

  • Estando en contra de prácticamente toda imposición estatal hice un ejercicio de liberalismo-ficción pensando en cómo un mercado libre daría solución a este tema, sin la existencia de esta obligación. Por ejemplo:
  • A mí, y supongo que a casi todo el mundo, me interesaría comprar una vivienda sismo-resistente. Por lo tanto sólo compraría este tipo de construcciones.
  • Existirían sellos de calidad (alguna entidad privada) que certificase la sismo-resistencia de un edificio, lo que lo haría más atractivo a compradores. Una especie de EuroNCAP de edificios.
  • Los seguros de hogar para edificios sismo-resistentes serían sin duda mucho más baratos, creando un nuevo incentivo para construcciones de este tipo.
  • (y una conclusión políticamente incorrecta) Al no existir esta obligación, las viviendas que no empleasen esa técnica serían mucho más baratas. Por lo tanto más accesibles a quien aceptase libremente correr ese riesgo y/o por ejemplo no tuviese medios para comprarse una vivienda sismo resistente. Al fin y al cabo es mejor, en mi opinión, dormir en una vivienda no-tan-segura (recordemos que es un suceso altamente improbable) que en la calle.

Una analogía muy buena puede ser el mundo del automóvil, en el que los fabricantes introducen cada vez más medidas de seguridad sin que por supuesto el Estado tenga nada que ver en ello. ¡Y la gente las compra! ¡Maldita libertad!

Reflexión adicional: Cada obligación que se introduce, como por ejemplo la nueva obligatoriedad de instalar placas solares en los edificios, encarece el precio de la vivienda. Lógicamente esto hace más inaccesible la vivienda al segmento más pobre de la población.

Nueva ¿paradoja?: el socialismo, intentando ayudar, finalmente lo que hace es perjudicar a los pobres.

O como dice Jimenez Losantos: "solo los ricos pueden permitirse el lujo de ser socialistas".

La semana liberal (8-may-2011)

El Axioma de la No Agresión – Murray Rothbard

Texto del libro “Manifiesto Libertario” de Murray Rothbard, uno de los más grandes pensadores liberales (las negritas son mías).

Visto en el blog de Jorge Valín.

EL CREDO LIBERTARIO descansa sobre un axioma central: de que ningún hombre o grupo de hombres puede tener el derecho de agredir a la persona o a la propiedad de cualquier otro. Esto puede ser llamado el axioma de la no agresión. Agresión es definida como la iniciación del uso, o la amenaza, de violencia física contra la persona o propiedad de cualquier otro. Agresión es consecuentemente sinónimo de invasión.

Si ningún hombre puede agredir a otro; si, en breve, todos tienen el derecho absoluto de ser libres de agresión, entonces esto desde ya implica que el libertario lucha firmemente por las que son generalmente conocidas como "libertades civiles": la libertad de expresión, de publicación, de asamblea, y de participar en tales crímenes sin víctimas como la pornografía, la desviación sexual y la prostitución (las cuales el libertario no considera como crímenes en absoluto, ya que él define a un crimen como la violenta invasión de la persona o propiedad de otro). Además de esto, él considera a la conscripción como esclavitud en una escala masiva. Y ya que la guerra, especialmente la guerra moderna, involucra la masacre en masa de civiles, el libertario considera a tales conflictos como asesinatos en masa y, consecuentemente, totalmente ilegítimos.

Todas estas posiciones son ahora consideradas "izquierdistas", en la escala ideológica contemporánea. Por otra parte, ya que el libertario también se opone a la invasión de los derechos de propiedad privada, significa ello también que él, con la misma resolución, se opone a la interferencia gubernamental en derechos de propiedad o en la economía de libre mercado a través de controles, regulaciones, subsidios, o prohibiciones. Pues si cada individuo tiene el derecho a su propia propiedad, sin tener que sufrir una depredación agresiva, entonces él también tiene el derecho de regalar su propiedad (legado y herencia) y de intercambiarla por la propiedad de otros (libre contrato y la economía de libre mercado), sin interferencias. El libertario favorece el derecho a la propiedad privada sin restricciones, y al libre intercambio, por lo tanto, a un sistema de "capitalismo laissez-faire."

En la terminología actual, nuevamente, la posición libertaria con respecto a la propiedad y la economía sería llamada "extremadamente derechista." Pero el libertario no ve ninguna inconsistencia en ser izquierdista en algunos temas y "derechista" en otros. Por el contrario, él ve a su propia posición como virtualmente la única consistente, consistente en nombre de la libertad de cada individuo. ¿Por qué cómo puede el izquierdista estar opuesto a la violencia de la guerra y al reclutamiento mientras al mismo tiempo apoya a la violencia de la imposición de impuestos y al control gubernamental? ¿Y cómo puede el derechista pregonar al son de la trompeta, su devoción a la propiedad privada y a la libre empresa mientras al mismo tiempo está favoreciendo a la guerra, al reclutamiento y a la proscripción de actividades y prácticas no invasivas que él considera inmorales? ¿Y cómo puede el derechista favorecer a un libre mercado mientras no ve nada improcedente en los vastos subsidios, distorsiones e ineficiencias improductivas que atañen al complejo militar-industrial?