El gran “timo” del marxismo

A uno siempre le pareció que el gran atractivo del marxismo es su preocupación por la suerte de las personas menos afortunadas. Uno siempre pensó que el marxismo nació al ver las penosas condiciones laborales de aquellas primeras fábricas de la revolución industrial. Uno siempre pensó que era una respuesta “natural” y humana el concebir y luchar por un mundo mejor en el que todo el mundo pudiese vivir bien.

En las películas y textos que he leído sobre uno de los iconos del marxismo, el Ché Guevara, se muestra esa evolución. Como una persona en principio acomodada y con abundantes medios de subsistencia, ve la miseria y las situaciones de explotación que hay a su alrededor y se propone luchar contra ello.

No obstante en su origen el marxismo no fue eso. Por eso titulo el “timo” del marxismo.

He leído hace poco un excelente ensayo de Mauricio Rojas titulado “Las desventuras de la bondad extrema” en el que analiza la evolución en el pensamiento de Karl Marx que le lleva a formular su teoría política. Además de todo lo que he aprendido y que os cuento a continuación también me interesó mucho por recordarme toda una serie de conocimientos sobre filosofía que había estudiado en Bachillerato y que tenía muy olvidados. Pensadores como Kant, Hegel, Spinoza, Platón aparecen en el ensayo de Mauricio Rojas.

El primer dato que llama poderosamente la atención es que Marx nunca visitó una de esas fábricas llenas de proletarios, rechazando incluso las invitaciones de su amigo Engels.

Marx tuvo acceso a una alta educación de la época, yendo a la Universidad donde fue discípulo de Hegel. Lógicamente las influencias de Hegel sobre Marx fueron notables.

En el centro de la teoría hegeliana estaba la realización de un estado supremo del orden que fuese el óptimo para la sociedad humana y que perdurase eternamente. A través de la filosofía Hegel determina cual sería ese orden óptimo y concluye que el Estado prusiano de la época lo es.

Marx como discípulo absorbe esta concepción de alcanzar un mundo perfecto. No obstante concluye que el de Hegel no lo es y que todavía queda evolución. Es así, a través de la filosofía, y no de la observación de sus semejantes desfavorecidos, como Marx llega al marxismo: a proponer un Estado que vele por el bien de la sociedad en su conjunto con una burocracia fuerte que rija el destino, a despreciar el interés y derechos individuales considerándolos subordinados a los de la sociedad, e incluso a justificar moralmente los crímenes que se pudiesen cometer en pos de la consecución de ese objetivo de la sociedad perfecta.

¿Y el proletariado? Marx elabora primero su teoría. Pero le falta alguien que la lleve a cabo. A través de la filosofía es como Marx llega a concluir que es el proletariado, por sus características de miseria y de no tener nada que perder, el que va a luchar por llegar a esa sociedad perfecta que imaginaba Marx. El proletariado es, en cierta forma, el “arma” del marxismo.

Aquí está lo que más me sorprendió de todo el análisis del origen del marxismo. No nace de una preocupación por sus semejantes, sino en un intento de sublimación de la filosofía y en una “iluminación” en la que Marx “ve” como sería la sociedad “perfecta” (para Marx, claro). El proletariado no es sino un mero instrumento en la consecución de esa ensoñación de sociedad perfecta que Marx pretendía imponer a sus semejantes incluso a la fuerza.

Como lamentablemente hemos visto después, las “iluminaciones” de Marx han tenido amplísima difusión y seguimiento. No es extraño ya que justifica la existencia de unos seres “superiores” (aquellos que ocupan los puestos burocráticos) y justifica el empleo de los medios más atroces para conseguir y mantener esa “sociedad perfecta”, con los resultados que hemos visto en los últimos 100 años.

Os invito a leer más en detalle todo el ensayo de Mauricio Rojas. En algunas ocasiones se hace denso porque profundiza en temas y corrientes filosóficas. No obstante es interesantísimo y desvelador. Por supuesto habrá otros análisis e interpretaciones, y agradezco de antemano a aquél que deje algún enlace.

20120818-103233.jpg

Efectos del capitalismo

This can be seen in the fact that today, the average worker works 40 hours per week, while a worker of a century or so ago worked 60 hours a week. For the 40 hours he works, the average worker of today receives the goods and services comprising the average standard of living of 2011, which includes such things as an automobile, refrigerator, air conditioner, central heating, more and better living space, more and better food and clothing, modern medicine and dentistry, motion pictures, a computer, cell phone, television set, washer-dryer, microwave oven, and so on. The average worker of 1911 either did not have these things at all or had much less of them and of poorer quality.

Visto en “In Praise of the Capitalist 1 Percent” por George Reisman

La semana liberal (9-ene-2011)

Pensiones

Pronto el Gobierno nos desvelará sus planes para nuestro futuro. De momento amenaza con elevar la edad de jubilación a los 67 años y aumentar el periodo de cotización de 15 hasta 20 ó 25 años. Ya sabes lo que te toca: trabajar más tiempo y cobrar menos pensión. Pero ¿por qué tienen que decidir unos políticos eso? ¿por qué son dueños de tu futuro?

La Declaración de Salamanca – Asociación para la Reforma de las Pensiones

He dado con la web de esta Asociación en la que se defiende el cambio hacia un modelo de capitalización individual de pensiones como el más eficaz para la sociedad y para el individuo, y que le permite tener mucho más poder para decidir su propio futuro.

En su web www.pensionesdignas.es hay un montón de datos que apoyan este modelo. También podéis seguirlos a través de Facebook.

Pensiones, un fraude sostenido – Fernando Méndez Ibisate

La pregunta fundamental en todo este asunto de las pensiones es ¿Quién prefieres que decida tu futuro: tú o los políticos?

Nadie parece cuestionarse qué pintan los políticos, los sindicatos o la patronal en decisiones particulares y propias, tales como cuándo y cómo dejo de trabajar; en qué condiciones laborales, personales y económicas lo hago;

Dado que en los comentarios muchos le dan palos al autor por comparar el sistema de pensiones actual con un esquema Ponzi, he añadido un comentario al artículo intentando aclararlo:

Esquema Ponzi = los que ponen dinero hoy les están pagando los intereses a los que pusieron dinero ayer. El sistema colapsa cuando no hay nadie nuevo que ponga dinero, con lo que no se puede pagar a los últimos que han invertido.
Pensiones = lo que hoy cotizas sirve para pagarles a los que hoy están jubilando. Esto lo haces con la esperanza de que mañana haya alguien que cotice para que tú puedas cobrar. Esto es así ya que al cotizar no acumulas ningún dinero, por lo que si las circunstancias demográficas cambian (es hacia lo que vamos, a que haya menos cotizantes) el sistema estaría abocado a quebrar (igual que el Ponzi).
Lo único que diferencia el sistema de pensiones de un esquema Ponzi es que el Estado siempre puede seguir quitando dinero a los contribuyentes (vía más impuestos) y que el Estado siempre puede ajustar (a la baja) lo que paga a los pensionistas. Ante lo cual no nos queda más que ajo(dernos) y agua(ntarnos).
Por lo que volvemos a la pregunta anterior: ¿Quién prefieres que decida tu futuro: tú o ellos?

Topicazos anti-liberales

Puestos en impuestos – Carlos Rodríguez Braun

No exactamente anti-liberal, sino anti-sentido común el que nos ha intentado colar el ministro Blanco esta semana, y que es el de que pagamos pocos impuestos.

El bulo socialista clave en este campo es aferrarse a la presión fiscal medida por la recaudación como porcentaje del PIB, y confundir una recaudación baja con una presión baja. Lo que ha sucedido, claro está, es que la recaudación ha caído por el derrumbe de la actividad económica y el empleo, que ha afectado especialmente al IVA y al Impuesto de Sociedades. Pero eso no quiere decir que los tipos que pagamos los españoles sean bajos. No lo son. El llamado esfuerzo fiscal, o presión fiscal comparada con la renta, indica que los españoles pagamos relativamente más que los alemanes, los británicos e incluso que los oprimidos nórdicos.

La semana liberal (2-ene-2011)

Empieza el año nuevo, pero el poder del Estado y el recorte de libertades sigue poco a poco pero imparable. Recordemos que todavía seguimos en estado de alarma, algo que no se hizo ni el 11-M ni el 23-F, con algunos ciudadanos militarizados preventivamente. Quizá sea un asunto de poca relevancia en la práctica, ya que afecta a un pequeño y muy odiado colectivo, pero enorme en lo que a principios de un Estado de Derecho se refiere (¿hay que recordar aquél poema de Martin Niemoller?).

Además de la polémica de la liberticida Ley Sinde, de la semana anterior me habían quedado algunos temas también bastante graves que mencionar.

Camino de servidumbre

Caciques – Guerra Eterna

Una muestra más de la degradación democrática que sufrimos. El artículo lo dice todo.

la imposición a las televisiones privadas de los "criterios de proporcionalidad" que rigen para la cobertura informativa de las televisiones públicas en campaña electoral. Se trata de una cacicada impresentable que ha contado con el apoyo generalizado de los grupos parlamentarios.

Para quien no conozca cómo funciona: si el partido X ha sacado X escaños en las elecciones anteriores, le corresponden X minutos en la cobertura informativa de la campaña. Da igual lo que diga. No importa el interés informativo que tengan sus propuestas. No importa que al mitin de ese día vayan 20.000 personas o 200. No importa quién sea el candidato: una persona inteligente, un imbécil, un caballo. No importa nada. Los minutos son propiedad del partido, no del medio de comunicación.

Los partidos políticos vulneran la libertad de expresión de esos medios de comunicación, y de los periodistas que trabajan en ellos, y les obligan a seleccionar la información en función de criterios políticos, y no periodísticos.

La casta política actual quiere asegurarse de que sólo se habla de ellos y no de las posibles alternativas que pudiesen surgir. Por supuesto esto es muy conveniente para los que están arriba pero muy dañino para el mantenimiento de algo que se pueda llamar democracia.

Pensiones

Una propuesta de reforma del sistema de pensiones en España – José Piñera

¿Quieres decidir cuándo te jubilas? ¿Por qué tienes que trabajar hasta cuando lo decida el Gobierno? El sistema actual o de reparto, recauda dinero entre los trabajadores y se lo da directamente al jubilado en la cantidad que decide el Gobierno de turno. Cuando “cotizas” realmente lo que obtienes es una promesa de cobrar algo en el futuro. Algo que será lo que decida el Gobierno de aquél entonces.

El artículo, hecho en 1996, es una propuesta para la transición hacia un sistema de capitalización individual, que es el que más respeta tu libertad de decidir tu futuro. El autor es el ministro que implantó esta reforma en Chile, y por lo visto de forma muy exitosa y beneficiosa para los pensionistas y para el país.

En este estudio se plantean tres tesis:
– El actual sistema estatal de reparto está abocado, desde una perspectiva económica, a la quiebra.
– El modelo de capitalización individual, administrado por el sector privado, es superior al sistema de reparto, tanto para el trabajador como para la sociedad.
– La propuesta que aquí se hace de transición gradual desde un sistema a otro es viable desde un punto de vista fiscal.

Topicazos anti-liberales

Temible libertad – Carlos Rodríguez Braun

Carlos Rodríguez Braun rebate otro artículo más que abunda en la idea de que ha sido el exceso de libertad lo que nos ha traído a esta situación, y que la solución es aun más Estado y aun más regulación.

Esta popular idea de que estamos rodeados de mercados que imponen cada vez más libertad frente a los Estados es extraña. Don Sami cree que los Gobiernos europeos han adoptado como estrategia de salida de la crisis "restricciones presupuestarias" y "privatizaciones masivas". ¿Dónde verá él que los impuestos se reducen apreciablemente?

Ciertamente si el peso de "lo público" fuese menor, en buena lógica pagaríamos menos impuestos. ¿Alguien ha notado tal bajada de impuestos?