El recreo, también será regulado

El Gobierno regulará los juegos en el recreo de los niños de Primaria

Lo veo y alucino. ¿Hasta dónde vamos a llegar? Después de todo, sólo es otro ladrillo en el muro…

Teachers leave them kids alone
Hey teacher leave them kids alone
All in all it’s just another brick in the wall
All in all you’re just another brick in the wall

Este es el precio a pagar porque la educación esté controlada por el Estado. Lógicamente el que gobierna impondrá sus criterios y moral a todos los que sufren esa educación, en mayor o menor grado. Sin duda la decisión y la libertad de elegir que educación quieren para sus hijos ha de estar en los padres pero ha sido usurpada por el Estado. Por tu libertad y la de tus hijos ¡Cheque escolar YA!

Más referencias:
Juntos por ley en el patio del colegio – La Razón
El Congreso pide medidas al Gobierno para evitar los “juegos sexistas” en el patio del colegio – ABC
Cheque escolar: el poder de los padres – Liberalismo.org
ChequeEscolar.org
School voucher – Wikipedia (en inglés)

Anuncios

Sobre la neutralidad de la red

network cablesHace unos meses el presidente de Telefónica César Alierta se planteó la posibilidad de cobrar a los creadores de los contenidos que circulan por Internet el cobrarles por el hecho de que estos contenidos pasasen por las redes de Telefónica. Esto abriría puertas a que Telefónica priorizase los contenidos de unos sobre otros, o que incluso pudiese bloquear por su cuenta a quienes no pasasen por caja.

Una simple búsqueda nos devolverá muchos artículos de opinión sobre este tema. En general la comunidad internauta está a favor de mantener la llamada neutralidad de la red, es decir, que las teleoperadoras a través de las cuales nos llega la conexión sean unas simples portadoras de bits y que no puedan intervenir en el tráfico que pasa por sus redes.

A continuación reproduzco un comentario que hice en el blog del profesor Carlos Rodríguez Braun como respuesta a otro comentario de un lector llamado josvazg, en el que resumo mi posición al respecto. Mi comentario es el número 31 y el de josvazg el 17 (lo siento, no hay enlaces directos).

Desde un punto de vista estrictamente liberal la empresa de telecomunicaciones tendría todo el derecho de decidir cobrar (ojo, de cobrar aun más, recordemos que todo el que se conecta a Internet ya está pagando una conexión a alguna teleoperadora) a quien quiera por dejar pasar sus contenidos o por darles mayor prioridad sobre otros. Esto entraría en el juego del libre mercado. Como consumidor si no me gusta esto que me da la teleoperadora, me cambiaré a una que no realice este filtrado y priorización. Hasta aquí todos de acuerdo.

Sucede que el mercado de telecomunicaciones es un oligopolio cuasi-monopolico. Hay muy pocos operadores y el coste de acceso a ese mercado es muy alto por lo que es poco probable que aparezcan nuevos proveedores. Este hecho es un fallo del mercado (posiblemente provocado por intervención estatal con la privatización de Telefónica, etc. aunque esto es tema para otra discusión) que limita enormemente las opciones del consumidor. Esta es la situación real.

A partir de aquí cada uno puede plantear sus soluciones. Yo apunto y razono aquí la mía.

Opino que el que las operadoras puedan priorizar y filtrar contenidos supondría un grave ataque a la libertad de expresión. Podrían hacerlo por criterios comerciales o por el mero capricho del Presidente (p.ej. bloqueando el blog de don Carlos en el caso de que no le gustase). Creo firmemente que la libertad de expresión es uno de los pilares más fundamentales de una sociedad libre. Como el mercado en esta ocasión no puede ofrecer una solución (por lo anteriormente dicho), entiendo que el derecho a la libertad de expresión debe de ser protegido por encima del derecho de libre mercado que ampararía a las telecos. No veo cómo se podría modificar el actual mercado de las telecos (por el alto coste de entrada) para permitir una mayor competencia.

Por ello ante esta situación real la mejor solución en mi opinión sería tan simple como que las telecos sigan proveyendo las conexiones como hasta ahora, sin filtros. No es necesaria ninguna intervención por parte del Estado más que las que hay ahora (de hecho ya sobra alguna) salvo por parte de la Justicia ante denuncias de que estén filtrando y/o priorizando contenidos.

En cuanto a sus temores ante el intento de control de los Estados sobre Internet, estoy totalmente de acuerdo. De hecho ya proliferan leyes para “controlar” o al menos saber lo que circula por ellas. Existen leyes que obligan a las telecos a guardar los datos de conexión y facilitárselos a la policía u otros “organismos autorizados”. La llamada “ley Sinde”, un adendo a la LES llamada así en honor a su promotora la ministra de Cultura, prevé que la Administración pueda cerrar páginas web de forma “preventiva” sin control judicial. Por no hablar de programas espía tipo Echelon y similares. Y así podríamos hacer un largo listado de “lindezas” perpetradas por el Estado.

Foto network cables por pascal.charest en Flickr. Licencia CC:by-nc-nd.