La semana liberal (12-jun-2011)

Ideas esenciales del liberalismo

Interesantísima y muy didáctica exposición del profesor Manuel Ayau de la universidad guatemalteca Francisco Marroquín que destaca por la divulgación de ideas libertarias.

La exposición da respuesta a doce preguntas muy comunes como por ejemplo

  • ¿La libertad ante la ley es compatible con la libertad de oportunidades?
  • ¿Por qué debemos olvidar políticas redistributivas si queremos disminuir la pobreza?
  • ¿Por qué la máquina no causa desempleo sino empleos mejor pagados?

Para ver la conferencia, pincha en este enlace:

http://newmedia.ufm.edu/docepreguntas

Propuesta de Reforma Educacional – Jose Piñera

Educación libre es aquella que respeta la libertad de los padres para elegir lo mejor para sus hijos.

El cheque escolar es la fórmula que mejor respeta esta libertad junto con el derecho de todo el mundo a una tener una educación.

Más información en la web de Cheque Escolar.

El fracaso de la guerra contra las drogasJuan Carlos Hidalgo

En 1919 fue ratificada la XVIII Enmienda a la Constitución norteamericana, que prohibía la fabricación, venta, transporte e importación de bebidas alcohólicas. Una década más tarde, la llamada Prohibición era para todo el mundo un sonoro fracaso. Lo que antes era un negocio formal había degenerado en un mercado negro altamente lucrativo y muchas veces violento. (…) Las condiciones insalubres y la falta de controles de calidad sobre el alcohol causaron la muerte de miles de estadounidenses por intoxicación y envenenamiento.

En EEUU, cada año se arresta a 1,5 millones de personas por vulnerar las leyes anti-narcóticos. Desde 1989 se ha encarcelado a más gente por este tipo de actos que por todos los crímenes violentos juntos.

En total, el costo de la Guerra Contra las Drogas en EEUU ronda los 40.000 millones de dólares anuales (…). Sin embargo, la carga más pesada recae sobre los países menos desarrollados, como los latinoamericanos.

En este contexto, el caso de Portugal ha llamado poderosamente la atención. En el 2001 ese país se convirtió en el primero en despenalizar el consumo de todas las drogas, cocaína y heroína incluidas. (…) la despenalización "no había tenido efectos adversos en las tasas de consumo de drogas" (…) el número de encarcelamientos por cuestiones relacionadas con el narcotráfico había disminuido. En cuanto al número de muertes por sobredosis, ha experimentado una caída "espectacular".

Al legalizar las drogas, los gobiernos tendrían más control sobre el mercado de estupefacientes; podrían regular y gravar su producción y venta, como ya hacen con el tabaco y el alcohol. Además, el dinero derivado de tales impuestos les permitiría brindar tratamiento a los adictos.

Anuncios

Obligaciones estatales y alternativas

A colación de los tristes sucesos del terremoto de Lorca se ha oído mucho en los medios hablar y presumir de que la normativa de edificación sismo-resistente obligatoria a partir de 1971 (aprox.) ha evitado muchos derrumbamientos, lo cual casi con toda seguridad sea cierto.

  • Estando en contra de prácticamente toda imposición estatal hice un ejercicio de liberalismo-ficción pensando en cómo un mercado libre daría solución a este tema, sin la existencia de esta obligación. Por ejemplo:
  • A mí, y supongo que a casi todo el mundo, me interesaría comprar una vivienda sismo-resistente. Por lo tanto sólo compraría este tipo de construcciones.
  • Existirían sellos de calidad (alguna entidad privada) que certificase la sismo-resistencia de un edificio, lo que lo haría más atractivo a compradores. Una especie de EuroNCAP de edificios.
  • Los seguros de hogar para edificios sismo-resistentes serían sin duda mucho más baratos, creando un nuevo incentivo para construcciones de este tipo.
  • (y una conclusión políticamente incorrecta) Al no existir esta obligación, las viviendas que no empleasen esa técnica serían mucho más baratas. Por lo tanto más accesibles a quien aceptase libremente correr ese riesgo y/o por ejemplo no tuviese medios para comprarse una vivienda sismo resistente. Al fin y al cabo es mejor, en mi opinión, dormir en una vivienda no-tan-segura (recordemos que es un suceso altamente improbable) que en la calle.

Una analogía muy buena puede ser el mundo del automóvil, en el que los fabricantes introducen cada vez más medidas de seguridad sin que por supuesto el Estado tenga nada que ver en ello. ¡Y la gente las compra! ¡Maldita libertad!

Reflexión adicional: Cada obligación que se introduce, como por ejemplo la nueva obligatoriedad de instalar placas solares en los edificios, encarece el precio de la vivienda. Lógicamente esto hace más inaccesible la vivienda al segmento más pobre de la población.

Nueva ¿paradoja?: el socialismo, intentando ayudar, finalmente lo que hace es perjudicar a los pobres.

O como dice Jimenez Losantos: "solo los ricos pueden permitirse el lujo de ser socialistas".

La semana liberal (8-may-2011)

El Axioma de la No Agresión – Murray Rothbard

Texto del libro “Manifiesto Libertario” de Murray Rothbard, uno de los más grandes pensadores liberales (las negritas son mías).

Visto en el blog de Jorge Valín.

EL CREDO LIBERTARIO descansa sobre un axioma central: de que ningún hombre o grupo de hombres puede tener el derecho de agredir a la persona o a la propiedad de cualquier otro. Esto puede ser llamado el axioma de la no agresión. Agresión es definida como la iniciación del uso, o la amenaza, de violencia física contra la persona o propiedad de cualquier otro. Agresión es consecuentemente sinónimo de invasión.

Si ningún hombre puede agredir a otro; si, en breve, todos tienen el derecho absoluto de ser libres de agresión, entonces esto desde ya implica que el libertario lucha firmemente por las que son generalmente conocidas como "libertades civiles": la libertad de expresión, de publicación, de asamblea, y de participar en tales crímenes sin víctimas como la pornografía, la desviación sexual y la prostitución (las cuales el libertario no considera como crímenes en absoluto, ya que él define a un crimen como la violenta invasión de la persona o propiedad de otro). Además de esto, él considera a la conscripción como esclavitud en una escala masiva. Y ya que la guerra, especialmente la guerra moderna, involucra la masacre en masa de civiles, el libertario considera a tales conflictos como asesinatos en masa y, consecuentemente, totalmente ilegítimos.

Todas estas posiciones son ahora consideradas "izquierdistas", en la escala ideológica contemporánea. Por otra parte, ya que el libertario también se opone a la invasión de los derechos de propiedad privada, significa ello también que él, con la misma resolución, se opone a la interferencia gubernamental en derechos de propiedad o en la economía de libre mercado a través de controles, regulaciones, subsidios, o prohibiciones. Pues si cada individuo tiene el derecho a su propia propiedad, sin tener que sufrir una depredación agresiva, entonces él también tiene el derecho de regalar su propiedad (legado y herencia) y de intercambiarla por la propiedad de otros (libre contrato y la economía de libre mercado), sin interferencias. El libertario favorece el derecho a la propiedad privada sin restricciones, y al libre intercambio, por lo tanto, a un sistema de "capitalismo laissez-faire."

En la terminología actual, nuevamente, la posición libertaria con respecto a la propiedad y la economía sería llamada "extremadamente derechista." Pero el libertario no ve ninguna inconsistencia en ser izquierdista en algunos temas y "derechista" en otros. Por el contrario, él ve a su propia posición como virtualmente la única consistente, consistente en nombre de la libertad de cada individuo. ¿Por qué cómo puede el izquierdista estar opuesto a la violencia de la guerra y al reclutamiento mientras al mismo tiempo apoya a la violencia de la imposición de impuestos y al control gubernamental? ¿Y cómo puede el derechista pregonar al son de la trompeta, su devoción a la propiedad privada y a la libre empresa mientras al mismo tiempo está favoreciendo a la guerra, al reclutamiento y a la proscripción de actividades y prácticas no invasivas que él considera inmorales? ¿Y cómo puede el derechista favorecer a un libre mercado mientras no ve nada improcedente en los vastos subsidios, distorsiones e ineficiencias improductivas que atañen al complejo militar-industrial?

La semana liberal (10-abr-2011)

Tras unas semanas de ausencia, nueva edición de los artículos y enlaces más interesantes del mundillo liberal.

¿Qué son los tipos de interés? – Juan Ramón Rallo

Interesante definición de lo que significa el tipo de interés y qué papel juega en la economía.

Aplicando este conocimiento a la crisis actual, hay que notar que los tipos de interés no los fijan libremente los agentes económicos como cabría esperar. Cada uno puede tener una preferencia distinta, o distinta aversión al riesgo, a la hora de prestar su propio dinero.

En cambio el tipo de interés lo fija el banco central de una forma arbitraria. Antes de la crisis lo fijó muy bajo, fomentando el auge del crédito y la concesión de hipotecas. Parece claro que mantuvo esta política demasiado tiempo dando lugar a una burbuja de enormes dimensiones. Si el tipo de interés no estuviese manipulado por el banco central sino que fuese fijado por los agentes económicos es muy probable que no se hubiese llegado tan lejos como se llegó.

La falacia de la ventana rota

Vídeo (en inglés) que explica la falacia de la ventana rota, originalmente expuesta por Bastiat. Según esta falacia ampliamente extendida, la destrucción es buena para la economía ya que se genera actividad en la reconstrucción. Tras el tremendo terremoto de Japón algún economista dijo que el terremoto sería bueno para la economía japonesa… lo cual evidentemente es un absurdo.

Aquí hay una reseña de “La Rebelión de Atlas” por José Carlos Rodríguez.

Por cierto… ¿quién es John Galt?

Anguita dice verdades como puños

O al menos esa es la coletilla con la que se circula por las redes sociales este vídeo de Julio Anguita en 59 segundos:

Desde el respeto que me merece Julio Anguita, que ya quisiéramos ahora tener políticos de su altura e integridad, de lo que dice al principio sobre la "dictadura de los mercados" hay dos cosas que él quiere significar. Con una no estoy de acuerdo y con otra coincido en el diagnóstico pero no en la solución.

1) Dice "los mercados marcan las condiciones a los gobiernos" y que por ello “se rompe el principio democrático”

Se refiere probablemente al hecho de que los mercados ya no prestan más dinero a los gobiernos en apuros. Aquí fue muy acertada la frase del socialista (sí, sorprendente por su clarividencia) Fernández Vara: "Cuando se hace política con el dinero de los mercados, uno se arriesga a que los mercados te pongan condiciones".

Es decir, el problema no está en que ahora ya no te presten dinero, sino en que previamente has gastado más de lo que tenías. Te has metido en un lío tú solito.

El ahora malvado mercado es el mismo que antes sí que prestaba dinero y alimentaba el gasto desmedido del Gobierno de turno. ¿Es que antes cuando prestaba el mercado era bueno o qué?

En esta parte de su argumento no estoy nada de acuerdo con Anguita y absolutamente sí con la frase Fernández Vara.

2) Se pregunta Anguita "¿quién elige a los mercados?".

La respuesta es: USTED. Usted y todo aquél que gasta libremente su dinero.

  • Cuando metes tu dinero en el Santander y no en el Tríodos Bank (banca que invierte en fondos sostenibles),
  • cuando compras energía de cualquier tipo a Endesa y no el contrato de energía verde de Iberdrola (por ejemplo si eres ecologista y/o antinuclear),
  • cuando compras Nike en vez de otra empresa (si estás en contra de la explotación infantil que supuestamente realiza Nike),
  • etc.

Todos somos el mercado y todas y cada una de nuestras decisiones influyen. Quizá sólo un poquito cada individuo pero influyen.

‎3) Dice que "los mercados" ponen las condiciones a los Estados.

Supongo que se refiere a las grandes corporaciones y poderosos. Por supuesto estoy de acuerdo en el diagnóstico. Los poderosos siempre han intentado y conseguido que el Estado les concediese leyes, ayudas (p.ej. rescates) y otros privilegios y monopolios.

La solución de Anguita es "más Estado" e "impedir" que estos poderosos sigan aprovechando los resortes del Estado. Pero si sucesivos gobiernos de distintos colores han caído en el mismo vicio ¿qué nos hace pensar que con "más Estado" el problema no va a ocurrir? ¿Cómo va Anguita a mágicamente “impedir” que los poderosos sigan utilizando las instituciones a su favor? Más bien al contrario, "más Estado" hace que los poderosos tengan más opciones para manipular y favorecerse.

En mi opinión, si el Estado no tuviese tanto poder para afectar a la vida de los ciudadanos, si realmente los poderes del Estado estuviesen limitados a lo imprescindible, entonces las corporaciones y poderosos no podrán utilizar estos resortes que les brinda el Estado para favorecerse en detrimento de los ciudadanos.

Por supuesto no es todo ni tan blanco ni tan negro, ni tan sencillo como lo pinta Anguita ni tan fácil como lo pinto yo. Hay muchos grises pero estoy convencido de que ir hacia las soluciones que propone Anguita sólo empeoraría las cosas.

La semana liberal (20-feb-2011)

La teoría del desprendimiento – Antonio Mascaró

Prácticamente nadie pide la completa abolición de la educación pública, si bien todos los que pueden se aseguran de matricular a sus hijos en escuelas privadas o, cuando menos, de ofrecerles clases de repaso que ofrecen instituciones privadas y particulares.

A partir de esta reflexión Antonio Mascaró elabora la teoría de que mucha gente evita en cuanto le es posible el uso de los servicios proveídos por el Estado ya que encuentra mejores, allí donde el Estado no tiene el monopolio, los servicios privados.

Tranquiliza pensar que si las cosas pintan mal, llegará Papá Estado cual John Wayne al mando del 7º de Caballería al rescate. Además, aun cuando uno no lo necesite para sí, se siente cierta satisfacción al saber que se contribuye en un esfuerzo colectivo para con aquellos que sí lo necesitan de verdad. Y, sin embargo, a poco que se pueda, cada cual intenta escabullirse de John Wayne. No es sólo que todo el mundo intenta pagar los menos impuestos que su conocimiento (o atrevimiento) fiscal le permite, ¡es que incluso se escaquean de recibir buena parte de los beneficios!

Con el paso del tiempo si hay mucha gente que tome esta opción, los servicios públicos serán cada vez menos demandados y el Estado deberá menguar por falta de demanda.

Aun viendo plausible este futuro, no estoy nada de acuerdo en que vaya a suceder así. Aquí el Estado nos está inculcando desde la cuna y la escuela un estatismo feroz y una dependencia absoluta hacia lo que nos provee. Nos está pasando, como sociedad, lo que se comenta en esta frase:

Todas las grandes civilizaciones del mundo han seguido el mismo camino. De la esclavitud a la libertad, de la libertad a la abundancia, de la abundancia a la complacencia, de la complacencia a la apatía y de la apatía de nuevo a la esclavitud. Si vamos a ser la excepción en la historia debemos romper el ciclo. Aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo.

Molly Johnson, Swing Vote. Vía XLII. Membeth

Activismo liberal, ‘quo vadis’? – Juan Ramón Rallo

Construyendo sobre el artículo anterior, Rallo propone empezar el camino de la libertad. Cada uno el suyo.

si de verdad creemos en el potencial casi infinito de la libertad, deberíamos ser capaces de extraer cuantiosos frutos aun de situaciones como la actual.

muchos liberales (…) en lugar de decir a la gente: "Aprovechad ese maravilloso resquicio de libertad que aún nos queda", el mensaje es: "Sentíos frustrados, porque la plena libertad es una condición sine qua non para tener éxito en la vida, y jamás, mientras exista el Estado, tendremos libertad plena".

Por el contrario, si dedicamos nuestro tiempo no a resistir numantinamente al Estado, sino a prosperar al margen del mismo, el cambio irá emergiendo de manera no intencionada, casi sin darnos cuenta

estoy diciendo que para ir ampliando nuestras esferas de libertad (…) basta con que animemos a la gente a pensar y vivir fuera del Estado; a que sepan y aprendan a ganar dinero sin chupar del presupuesto, a educar a sus hijos fuera del adoctrinador y emburrecedor sistema de enseñanza pública, a contratar seguros médicos de bajo coste y mayor calidad que la sanidad pública o a planificar su jubilación como si la Seguridad Social no existiera, o como si sólo fuera un mero y exiguo complemento público.

Si (…) el activismo liberal se focaliza (…) en delinear estrategias que cualquier persona pueda seguir para encontrar y disfrutar de su libertad allí donde parecía no haberla, comenzará a convertirse en un movimiento de masas: sobre todo porque la gente no es tonta, y si algo funciona –y la libertad lo hace– y no requiere de un gran esfuerzo, la gente tiende a buscarlo.

Libertad es responsabilidad. La responsabilidad que cada quién tiene sobre su propia vida. La información es fundamental para ejercer esa libertad de la mejor manera. Hoy con Internet estamos más informados que nunca. Es mucho más fácil acceder a información y ejemplos que nos guíen en ese camino por librarnos de la dependencia a la que el Estado nos obliga.

Evidentemente no es tan fácil como lo pinta Rallo. Pero esto no impide que cada uno dé su primer paso. Que podría ser, por ejemplo, crear tu propio plan de pensiones. Más sobre esto en los próximos artículos.