La semana liberal (10-abr-2011)

Tras unas semanas de ausencia, nueva edición de los artículos y enlaces más interesantes del mundillo liberal.

¿Qué son los tipos de interés? – Juan Ramón Rallo

Interesante definición de lo que significa el tipo de interés y qué papel juega en la economía.

Aplicando este conocimiento a la crisis actual, hay que notar que los tipos de interés no los fijan libremente los agentes económicos como cabría esperar. Cada uno puede tener una preferencia distinta, o distinta aversión al riesgo, a la hora de prestar su propio dinero.

En cambio el tipo de interés lo fija el banco central de una forma arbitraria. Antes de la crisis lo fijó muy bajo, fomentando el auge del crédito y la concesión de hipotecas. Parece claro que mantuvo esta política demasiado tiempo dando lugar a una burbuja de enormes dimensiones. Si el tipo de interés no estuviese manipulado por el banco central sino que fuese fijado por los agentes económicos es muy probable que no se hubiese llegado tan lejos como se llegó.

La falacia de la ventana rota

Vídeo (en inglés) que explica la falacia de la ventana rota, originalmente expuesta por Bastiat. Según esta falacia ampliamente extendida, la destrucción es buena para la economía ya que se genera actividad en la reconstrucción. Tras el tremendo terremoto de Japón algún economista dijo que el terremoto sería bueno para la economía japonesa… lo cual evidentemente es un absurdo.

Aquí hay una reseña de “La Rebelión de Atlas” por José Carlos Rodríguez.

Por cierto… ¿quién es John Galt?

Anuncios

Anguita dice verdades como puños

O al menos esa es la coletilla con la que se circula por las redes sociales este vídeo de Julio Anguita en 59 segundos:

Desde el respeto que me merece Julio Anguita, que ya quisiéramos ahora tener políticos de su altura e integridad, de lo que dice al principio sobre la "dictadura de los mercados" hay dos cosas que él quiere significar. Con una no estoy de acuerdo y con otra coincido en el diagnóstico pero no en la solución.

1) Dice "los mercados marcan las condiciones a los gobiernos" y que por ello “se rompe el principio democrático”

Se refiere probablemente al hecho de que los mercados ya no prestan más dinero a los gobiernos en apuros. Aquí fue muy acertada la frase del socialista (sí, sorprendente por su clarividencia) Fernández Vara: "Cuando se hace política con el dinero de los mercados, uno se arriesga a que los mercados te pongan condiciones".

Es decir, el problema no está en que ahora ya no te presten dinero, sino en que previamente has gastado más de lo que tenías. Te has metido en un lío tú solito.

El ahora malvado mercado es el mismo que antes sí que prestaba dinero y alimentaba el gasto desmedido del Gobierno de turno. ¿Es que antes cuando prestaba el mercado era bueno o qué?

En esta parte de su argumento no estoy nada de acuerdo con Anguita y absolutamente sí con la frase Fernández Vara.

2) Se pregunta Anguita "¿quién elige a los mercados?".

La respuesta es: USTED. Usted y todo aquél que gasta libremente su dinero.

  • Cuando metes tu dinero en el Santander y no en el Tríodos Bank (banca que invierte en fondos sostenibles),
  • cuando compras energía de cualquier tipo a Endesa y no el contrato de energía verde de Iberdrola (por ejemplo si eres ecologista y/o antinuclear),
  • cuando compras Nike en vez de otra empresa (si estás en contra de la explotación infantil que supuestamente realiza Nike),
  • etc.

Todos somos el mercado y todas y cada una de nuestras decisiones influyen. Quizá sólo un poquito cada individuo pero influyen.

‎3) Dice que "los mercados" ponen las condiciones a los Estados.

Supongo que se refiere a las grandes corporaciones y poderosos. Por supuesto estoy de acuerdo en el diagnóstico. Los poderosos siempre han intentado y conseguido que el Estado les concediese leyes, ayudas (p.ej. rescates) y otros privilegios y monopolios.

La solución de Anguita es "más Estado" e "impedir" que estos poderosos sigan aprovechando los resortes del Estado. Pero si sucesivos gobiernos de distintos colores han caído en el mismo vicio ¿qué nos hace pensar que con "más Estado" el problema no va a ocurrir? ¿Cómo va Anguita a mágicamente “impedir” que los poderosos sigan utilizando las instituciones a su favor? Más bien al contrario, "más Estado" hace que los poderosos tengan más opciones para manipular y favorecerse.

En mi opinión, si el Estado no tuviese tanto poder para afectar a la vida de los ciudadanos, si realmente los poderes del Estado estuviesen limitados a lo imprescindible, entonces las corporaciones y poderosos no podrán utilizar estos resortes que les brinda el Estado para favorecerse en detrimento de los ciudadanos.

Por supuesto no es todo ni tan blanco ni tan negro, ni tan sencillo como lo pinta Anguita ni tan fácil como lo pinto yo. Hay muchos grises pero estoy convencido de que ir hacia las soluciones que propone Anguita sólo empeoraría las cosas.

La semana liberal (20-feb-2011)

La teoría del desprendimiento – Antonio Mascaró

Prácticamente nadie pide la completa abolición de la educación pública, si bien todos los que pueden se aseguran de matricular a sus hijos en escuelas privadas o, cuando menos, de ofrecerles clases de repaso que ofrecen instituciones privadas y particulares.

A partir de esta reflexión Antonio Mascaró elabora la teoría de que mucha gente evita en cuanto le es posible el uso de los servicios proveídos por el Estado ya que encuentra mejores, allí donde el Estado no tiene el monopolio, los servicios privados.

Tranquiliza pensar que si las cosas pintan mal, llegará Papá Estado cual John Wayne al mando del 7º de Caballería al rescate. Además, aun cuando uno no lo necesite para sí, se siente cierta satisfacción al saber que se contribuye en un esfuerzo colectivo para con aquellos que sí lo necesitan de verdad. Y, sin embargo, a poco que se pueda, cada cual intenta escabullirse de John Wayne. No es sólo que todo el mundo intenta pagar los menos impuestos que su conocimiento (o atrevimiento) fiscal le permite, ¡es que incluso se escaquean de recibir buena parte de los beneficios!

Con el paso del tiempo si hay mucha gente que tome esta opción, los servicios públicos serán cada vez menos demandados y el Estado deberá menguar por falta de demanda.

Aun viendo plausible este futuro, no estoy nada de acuerdo en que vaya a suceder así. Aquí el Estado nos está inculcando desde la cuna y la escuela un estatismo feroz y una dependencia absoluta hacia lo que nos provee. Nos está pasando, como sociedad, lo que se comenta en esta frase:

Todas las grandes civilizaciones del mundo han seguido el mismo camino. De la esclavitud a la libertad, de la libertad a la abundancia, de la abundancia a la complacencia, de la complacencia a la apatía y de la apatía de nuevo a la esclavitud. Si vamos a ser la excepción en la historia debemos romper el ciclo. Aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo.

Molly Johnson, Swing Vote. Vía XLII. Membeth

Activismo liberal, ‘quo vadis’? – Juan Ramón Rallo

Construyendo sobre el artículo anterior, Rallo propone empezar el camino de la libertad. Cada uno el suyo.

si de verdad creemos en el potencial casi infinito de la libertad, deberíamos ser capaces de extraer cuantiosos frutos aun de situaciones como la actual.

muchos liberales (…) en lugar de decir a la gente: "Aprovechad ese maravilloso resquicio de libertad que aún nos queda", el mensaje es: "Sentíos frustrados, porque la plena libertad es una condición sine qua non para tener éxito en la vida, y jamás, mientras exista el Estado, tendremos libertad plena".

Por el contrario, si dedicamos nuestro tiempo no a resistir numantinamente al Estado, sino a prosperar al margen del mismo, el cambio irá emergiendo de manera no intencionada, casi sin darnos cuenta

estoy diciendo que para ir ampliando nuestras esferas de libertad (…) basta con que animemos a la gente a pensar y vivir fuera del Estado; a que sepan y aprendan a ganar dinero sin chupar del presupuesto, a educar a sus hijos fuera del adoctrinador y emburrecedor sistema de enseñanza pública, a contratar seguros médicos de bajo coste y mayor calidad que la sanidad pública o a planificar su jubilación como si la Seguridad Social no existiera, o como si sólo fuera un mero y exiguo complemento público.

Si (…) el activismo liberal se focaliza (…) en delinear estrategias que cualquier persona pueda seguir para encontrar y disfrutar de su libertad allí donde parecía no haberla, comenzará a convertirse en un movimiento de masas: sobre todo porque la gente no es tonta, y si algo funciona –y la libertad lo hace– y no requiere de un gran esfuerzo, la gente tiende a buscarlo.

Libertad es responsabilidad. La responsabilidad que cada quién tiene sobre su propia vida. La información es fundamental para ejercer esa libertad de la mejor manera. Hoy con Internet estamos más informados que nunca. Es mucho más fácil acceder a información y ejemplos que nos guíen en ese camino por librarnos de la dependencia a la que el Estado nos obliga.

Evidentemente no es tan fácil como lo pinta Rallo. Pero esto no impide que cada uno dé su primer paso. Que podría ser, por ejemplo, crear tu propio plan de pensiones. Más sobre esto en los próximos artículos.

La semana liberal (12-feb-2011)

Topicazos anti-liberales

Empiezo con una conferencia (subtitulada en español) en la que se analizan distintos topicazos, en este caso anti-capitalistas, como el de los malvados “explotadores” que son los empresarios.

El capitalismo hace posible que los niños no tengan que trabajar – Thomas Woods

(5/5) Los derechos de propiedad preservan el medio ambiente

 

El estado del bienestar escandinavo ¿contraejemplo de liberalismo? – Pululante

Añado tres artículos a la colección que está desmontando el mito del Estado del Bienestar sueco. Gracias a las reformas liberales que está acometiendo está creando más riqueza. Esto le permite mantener un estado que no proporciona directamente los servicios sino que proporciona los medios para que la gente pueda obtener esos servicios, por ejemplo mediante el cheque escolar y otros vales intercambiables por servicios. En cambio estos servicios son proveídos principalmente de forma privada.

Podríamos decir que han pasado del Estado del Bienestar (que también allí acabó siendo un Estado del Malgastar) por un “Estado Facilitador”.

Reseño aquí estas palabras de Mauricio Rojas, diputado sueco, sobre las reformas:

“Tuvimos que estrellarnos en los noventa para sacar a la gente del embrujo del estatismo“.
“El ‘vale escolar’ fue el gran paso, ya que la escuela era el monopolio ideológico de la socialdemocracia“.
“La competencia es básica para que exista responsabilidad personal; con monopolio no se puede elegir“.

El estado del bienestar escandinavo ¿contraejemplo de liberalismo?

(Última actualización: 24-ago-2011. Ir a la actualización)

Siempre en mis andanzas liberales se me menciona el contraejemplo de los Estados del Bienestar escandinavos. Países que aparentemente tienen una gran intervención estatal en todos los ámbitos y que sin embargo son unos países muy prósperos que están a la cabeza en renta per cápita, en servicios proveídos por el Estado y en índices de satisfacción de la población. Parece que ello es un contraejemplo práctico y real a todas las tesis liberales.

Mi intención es recopilar aquí artículos sobre el tema que ayuden a tener una visión más informada de cómo funcionan verdaderamente estos países, confirmando o matizando lo anteriormente dicho. Se agradecen los enlaces y referencias que podáis aportar.

The Scandinavian-Welfare Myth Revisited

Primera sorpresa. Los países nórdicos están en los primeros puestos de índices mundiales de libertad económica como el Heritage o el Doing Business.

Como siempre, más libertad económica se traduce en una mayor prosperidad y riqueza, y esto permite incluso soportar los altos niveles de impuestos necesarios para un Estado del Bienestar sin ahogar el crecimiento.

Consolidaciones Fiscales en Europa

Según el artículo anterior, Suecia entró en la senda de un fuerte Estado del Bienestar a principios de los 70. En 1992 tuvo una fortísima crisis económica. Es de suponer que en buena parte provocada por el alto gasto ya que de aquella el Estado manejaba el 60% del PIB nacional. No le quedó más remedio que reducir los gastos estatales en un 9% del PIB.

Lógicamente se concluye que el Estado del Bienestar no se puede expandir sin una sólida base económica que lo haga posible. Por lo cual hay que favorecer el desarrollo de esa economía. Y no adelantarse a las posibilidades económicas reales del país.

Estructuras Impositivas: España frente a Suecia – Nada Es Gratis

Total impuestos como porcentaje del PIB: Suecia, 49.6%, España 35.6%
Este número ilustra claramente que Suecia recauda bastante más que nosotros: 14% del PIB.
¿De dónde vienen los impuestos? Tres categorías fundamentales:
– Impuestos sobre el Consumo como porcentaje del PIB: Suecia 12.9%, España 9.8%.
– Impuestos sobre el Trabajo como porcentaje del PIB: Suecia 29.6%, España 16.2%.
– Impuestos sobre el Capital como porcentaje del PIB: Suecia 7.1%, España 10.1%.

Curiosamente contra lo que parecería propio de una economía socialista (la socialdemocracia supuestamente tiene mucho de socialista) hay mucha más imposición sobre el fruto del trabajo que sobre los capitales.

Intuitivamente me parece que al favorecer a los capitales, se consigue que haya más actividad empresarial, generando más empleos y mejor pagados, que luego permiten recaudar de ahí más vía impuestos.


Actualización 12-feb-2011

The Swedish Model. It’s the free-market reforms, stupid – Johnny Munkhammar

whenever I give a lecture, anywhere in Europe, about economic reform, I always get the following response: “But you come from Sweden, which is socialist and successful—why should we launch free-market policies ?”

Sweden’s socialism lasted only for a couple of decades, roughly during the 1970s and 1980s.

By the late 1980s, though, Sweden had started de-regulating its markets once again, decreased its marginal tax rates, and opted for a sound-money, low-inflation policy. In the early 1990s, the pace quickened, and most markets except for labor and housing were liberalized. The state sold its shares in a number of companies, granted independence to its central bank, and introduced school vouchers that improved choice and competition in education. Stockholm slashed public pensions and introduced private retirement schemes, keeping the system demographically sustainable.

These decisive economic liberalizations, and not socialism, are what laid the foundations for Sweden’s success over the last 15 years. After the reforms of the early 1990s, Swedes’ real wages increased by roughly 35% in a decade. And, as businesses have become more productive and people’s incomes have risen, living standards improved

El (desconocido) liberalismo escandinavo – Álvaro Vargas Llosa

Qué irónico que el astro que brilla en este oscuro firmamento sea Suecia, considerada durante mucho tiempo un paraíso socialista. Dejó de serlo hace mucho tiempo, como ojos atentos han observado en años recientes. Este es un país donde la educación y el cuidado de la salud sufrieron el tipo de reforma —con el aumento de la competencia y una descentralización que devolvió el poder a los padres, estudiantes y pacientes— que provoca aullidos en los parásitos del Estado de Bienestar de Estados Unidos y varias naciones europeas. En 2009, el gobierno amplió las reformas: los pacientes ahora son libres de elegir sus centros de atención y las empresas privadas son libres de entrar en el sistema como proveedoras de servicios de salud primarios

Vía Diego Sánchez de la Cruz

Reinventar el Estado de bienestar – Entrevista a Mauricio Rojas

Nacido en Chile y diputado sueco. Habla sobre todas las reformas hechas en los últimos años.


Actualización 24-ago-2011

Lecciones de política fiscal desde Suecia

Tras la crisis de los 90, en Suecia decidieron no dedicarse más al “Estado del Malgastar” y controlar las cuentas públicas para permitir precisamente un “Estado del Bienestar” sostenible.

Suecia vivió una fuerte crisis financiera a principios de los noventa. Entonces, el país escandinavo sufrió las terribles consecuencias de esa crisis y decidió aprender de ella. Reformó sus instituciones para la política fiscal imponiendo un objetivo de superávit fiscal del 1%, un techo plurianual al gasto público, un requerimiento de déficit cero para las administraciones locales y un mayor énfasis en los estabilizadores automáticos frente a políticas de gasto discrecionales. Desde 2007 se ha creado un consejo de política fiscal independiente que se encarga de evaluar la política fiscal del gobierno y de que se alcanzan los objetivos establecidos.

Nuevamente: economía sana y evitar excesos en el endeudamiento y gasto públicos (que tanto les gusta a los keynesianos). No es posible tener un “Estado del bienestar” estando arruinados.

(continuará…)

La semana liberal (6-feb-2011)

Camino de servidumbre

Para descansar un poco de tantas pensiones, vamos a hablar de otra intervención más del Estado (¿hay algún aspecto de la vida para el cual no exista alguna norma?), y mostrar como traen menos prosperidad y más pobreza. En este caso sobre la libertad de horarios comerciales.

El futuro modelo de crecimiento para España (5): Servicios Locales – Nada Es Gratis

Los servicios locales, que incluyen venta minorista y al por mayor, finanzas, y otros servicios sociales, aglutinan en España casi una cuarta parte del valor añadido total y un tercio de los empleos. Nuestra productividad en este sector es casi un 20 por ciento menor que la media Europea y hasta un 35 por ciento inferior a la norteamericana.

Flexibilizar los horarios de apertura a niveles europeos: Mientras que países cómo Estados Unidos, Suecia, Reino Unido, Francia y Alemania, han eliminando prácticamente todos los límites, España permanece a la cola de Europa con un máximo de 72 horas semanales en la mayoría de las Comunidades Autónomas

horarios_comerciales

Prohibido comprar – Roger Senserrich

Cuando hablamos de reformas estructurales una de las cosas que siempre menciono para crear empleo es flexibilizar los horarios comerciales. La sola mención de esta medida, sin embargo, siempre  hace que aparezca un coro de gente lloriqueando diciendo que eso beneficia las grandes superficies, destruye el pequeño comercio, provoca la aparición de hordas zombies y no sé qué más.

Esos infiernos neoliberales que son Suecia, Holanda, Francia y Alemania permiten que los comercios estén abiertos muchas más horas más que en España. Supongo que allí no conocen los enormes beneficios de prohibir a la gente trabajar durante cientos de horas al año. El modelo español es obviamente superior, como indica nuestra tasa de paro.

¿Abierto hasta el amanecer? ¡No en España! – Laura Mascaró Roger

Uno compra un local, monta un negocio (con todas las dificultades que ello conlleva debido a la indecente cantidad de papeleo a cumplimentar y de impuestos a pagar). Y cuando uno tiene el negocio montado, resulta que no puede elegir cuál va a ser su horario de apertura al público.

Pero el paternalismo intervencionista o, lo que es lo mismo, el prohibicionismo, es la norma en este país. En España yo no puedo decidir cuál es el horario de apertura de mi tienda; ni puedo decidir que en mi bar se fuma; ni puedo negociar un contrato laboral al margen de lo acordado por los convenios colectivos. El laberinto burocrático para empezar un negocio en España es más parecido al de los países pobrísimos de África que al de las economías más pujantes del mundo.

Nuestros gobernantes nos tratan como si fuéramos todos menores de edad, como si tuviéramos una absoluta incapacidad de tomar decisiones, como si fuéramos peligrosamente ignorantes. Quieren ignorar que tantísima soberbia acaba pasando factura: (…) en forma de colapso del sistema cuando, efectivamente, las víctimas ya no son capaces de crear riqueza a un ritmo suficiente para compensar la miseria creada por los intervencionistas.

Topicazos anti-liberales

Cebrián x 4 – Carlos Rodríguez Braun

Otra ración de topicazos anti-liberales. Carlos Rodríguez Braun siempre al quite:

"tras los desastres generados como consecuencia dejar la economía únicamente en manos del laissez-faire". Considerando que en todos estos años los Estados nunca dejaron de pesar menos que el 40 % del PIB, y las regulaciones, los controles, las multas y las prohibiciones arreciaron en todos los países, si a eso llama el señor Cebrián dejar la economía únicamente en manos del laissez-faire, cabe preguntarse qué será para él una economía ligeramente intervenida.