Obligaciones estatales y alternativas

A colación de los tristes sucesos del terremoto de Lorca se ha oído mucho en los medios hablar y presumir de que la normativa de edificación sismo-resistente obligatoria a partir de 1971 (aprox.) ha evitado muchos derrumbamientos, lo cual casi con toda seguridad sea cierto.

  • Estando en contra de prácticamente toda imposición estatal hice un ejercicio de liberalismo-ficción pensando en cómo un mercado libre daría solución a este tema, sin la existencia de esta obligación. Por ejemplo:
  • A mí, y supongo que a casi todo el mundo, me interesaría comprar una vivienda sismo-resistente. Por lo tanto sólo compraría este tipo de construcciones.
  • Existirían sellos de calidad (alguna entidad privada) que certificase la sismo-resistencia de un edificio, lo que lo haría más atractivo a compradores. Una especie de EuroNCAP de edificios.
  • Los seguros de hogar para edificios sismo-resistentes serían sin duda mucho más baratos, creando un nuevo incentivo para construcciones de este tipo.
  • (y una conclusión políticamente incorrecta) Al no existir esta obligación, las viviendas que no empleasen esa técnica serían mucho más baratas. Por lo tanto más accesibles a quien aceptase libremente correr ese riesgo y/o por ejemplo no tuviese medios para comprarse una vivienda sismo resistente. Al fin y al cabo es mejor, en mi opinión, dormir en una vivienda no-tan-segura (recordemos que es un suceso altamente improbable) que en la calle.

Una analogía muy buena puede ser el mundo del automóvil, en el que los fabricantes introducen cada vez más medidas de seguridad sin que por supuesto el Estado tenga nada que ver en ello. ¡Y la gente las compra! ¡Maldita libertad!

Reflexión adicional: Cada obligación que se introduce, como por ejemplo la nueva obligatoriedad de instalar placas solares en los edificios, encarece el precio de la vivienda. Lógicamente esto hace más inaccesible la vivienda al segmento más pobre de la población.

Nueva ¿paradoja?: el socialismo, intentando ayudar, finalmente lo que hace es perjudicar a los pobres.

O como dice Jimenez Losantos: "solo los ricos pueden permitirse el lujo de ser socialistas".

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s